volver
 
 

Hay Amores que Matan: El Azúcar

 

  La leche materna es dulce... quizás ahí comienza nuestra gran pasión por las demás delicias dulces que nos ofrece la naturaleza. Los alimentos que contienen azúcares nos proveen energía y nos llenan de felicidad, pero debemos alimentarnos con inteligencia y cuidarnos de los dulces dañinos para nuestra salud.

  La palabra "azúcar" a veces es un poco confusa porque se utiliza de dos maneras. Cuando pensamos en "azúcar", pensamos en el nombre de un producto comercial... el polvo blanco que se le echa al café. Pero "azúcar" es una categoría de carbohidrato, que incluye por ejemplo la maltosa (de los granos), la lactosa (de la leche), la fructosa (frutas), etc. Todas estas substancias son azúcares que el cuerpo convierte en glucosa, una fuente esencial de energía para nuestras células. La mayoría de los alimentos contienen algún carbohidrato que nuestro cuerpo puede convertir en glucosa. La diferencia está en (1) la cantidad de azúcares, (2) la rapidez con que ocurre esta transformación, (3) la nutrición adicional que contiene el alimento y (4) los químicos dañinos que se le pueden haber añadido.

  Para que el organismo funcione en condiciones óptimas le debemos otorgar a nuestro cuerpo el tipo de azúcares correctos, en cantidades moderadas y con toda una serie de nutrientes para que pueda asimilarlas. Hacemos bien en darnos cuenta que el ser humano simplemente no está hecho para estar comiendo dulces todos los días en todas sus comidas.

  Los dulces no son necesarios... ¡pero sí que son sabrosos!

_______________________________________

 

  Es muy común el uso de endulzantes refinados o artificiales y sus efectos dañinos han alcanzado niveles de epidemia. Estos son algunos de los endulzantes que debemos siempre evitar:

Azúcar

  El azúcar no era conocida en la antigüedad. Ninguno de los libros antiguos la menciona. Se atribuye al Imperio Persa la investigación y el desarrollo del proceso que solidificó y refinó el jugo de la caña, conservándolo sin fermentación para posibilitar su transporte y comercio. Esto alrrededor del año 600. En esa época, un trocito de azúcar era considerado como una rara y preciada droga, y recetado con cautela. La llamaban sal india o miel sin abejas y se importaban pequeñas cantidades a un gran costo. Hoy se produce en inmensas cantidades y se encuentra en la mayoría de los productos del supermercado, desde "jugos" que son pura agua con azúcar hasta los lugares más inesperados como las salsas de tomate. En la industria de los Fast Foods, está en TODAS partes, hasta en los aderezos de las ensaladas. Por eso es importantísimo conocerla, porque se ha vuelto casi imposible evitarla.

  El azúcar blanco no es más que sucrosa pura, extraída de la caña a través de un proceso industrial de filtración y purificación del guarapo que elimina toda la fibra y nutrientes, luego se calienta hasta que se cristaliza el azúcar. En el refinamiento se utilizan sustancias como dióxido de sulfuro, dióxido de carbono y carbón de huesos de vaca en diferentes etapas del proceso. Además, debido a que la caña requiere de mucho fertilizante químico y pesticidas, cuando no es órganica es perjudicial para el medio ambiente.

 

  Esta sucrosa pura le "roba" otros nutrientes al organismo, ya que el cuerpo utiliza una gran cantidad de estos para asimilarla, dejándonos malnutridos y desmineralizados. El cuerpo le roba estos nutrientes a otros alimentos en la misma comida o a los propios tejidos del cuerpo. También evitamos otras azúcares refinadas porque se comportan similarmente en el cuerpo, por ejemplo la azúcar morena (que es sólo azúcar blanca con melaza añadida), la fructosa (en las tiendas un producto altamente refinado proveniente del maíz), etc.

  Se ha encontrado que el consumir azúcar elimina el calcio en mayor cantidad, de tal manera que el organismo se ve forzado a sustraerlo de los huesos. El desgaste de calcio en los huesos causa que se vuelvan porosos y frágiles, lo cual finalmente conduce a la osteoporosis. También esta es una de las razones por la que la ingestión continua de azúcar provoca la aparición de caries y ennegrece los dientes.

  El azúcar esta vinculado con debilidad del sistema inmunológico, la causa principal para las enfermedades que nos acechan. Es increíble pensar en como nuestra sociedad se ha conformado con vivir con pequeños síntomas y enfermedades como si fueran algo normal en la vida. Cada alergia, cada dolor de cabeza, cada desvelo, representa un desbalance en nuestro cuerpo y un sistema de defensa débil y distraído.

  En personas con glándulas adrenales débiles puede afectar el páncreas hasta causar diabetes. En otros casos el abuso continuado conduce a la hipoglicemia. Ciertamente, el azúcar crea un círculo vicioso de consumo que tarde o temprano afecta nuestra producción de insulina. Aún en personas sanas, se relaciona también con el aumento de peso ya que el azúcar es un carbohidrato y el exceso de los mismos se convierte en grasa.

 

  Más importante aún, el uso de azúcar tiene unas repercusiones profundas en el comportamiento individual y de la sociedad en general. La elevación en los niveles normales de glucosa ocasionada por su ingestión se experimenta como una leve euforia. Las consecuencias del regreso a los niveles normales se halla en relación directa con la cantidad de azúcar consumida. Entre mayor haya sido la cantidad, la baja estará más cercana a experimentarse como una sensación depresiva.

  Lo que suele ocurrir a toda persona que consume azúcar en forma cotidiana, es que sus niveles de glucosa se mantienen permanentemente por encima del nivel regular, es decir, rara vez se experimentará una baja hacia la normalidad. Una buena parte de la población mundial literalmente vive bajo los efectos del azúcar sin saberlo y sin notarlo.

  Este desequilibrio permanente se asocia con diversas enfermedades nerviosas. Ya son varios los especialistas que atribuyen al azúcar los índices cada vez más elevados de niños hiperactivos, la inhabilidad para aprender, falta de concentración, ansiedad y comportamiento criminal... ¿Se le parecen estas reacciones en algo a la sociedad actual? ¿Será casualidad? Una y otra vez se ha comprobado que los programas de dietas saludables que eliminan el azúcar, implementados en cárceles, escuelas de niños con problemas e instituciones mentales, son sumamente exitosos.

 

  La adicción al azúcar es de tipo psicológico y físico. La diferencia entre la adicción al azúcar o a otros narcóticos es simplemente de grado de intensidad. Es interesante notar como para muchas personas que consumen azúcar en exceso, es imposible disfrutar de alimentos que no lo contengan, como por ejemplo una hortaliza fresca. En mí experiencia, eliminar o reducir el azúcar de la dieta es el primer paso hacia una vida plena de alimentos verdaderos, nutritivos y sabrosos. ¿Qué tal si haces la prueba?

  El síndrome de abstinencia se experimenta hasta después de varias semanas de haber eliminado totalmente su uso. Los síntomas incluyen depresión, fatiga, nerviosismo, ansiedad por comer alimentos dulces, falta de concentración, alergias e hipertensión.

  Lamentablemente, la industria del azúcar moderna siempre ha enfocado su energía y sus miles de millones de dólares en publicidad dirigida hacia los niños. Triste... los niños son los más susceptibles a sus efectos, especialmente a sus efectos adictivos...

 

Aspartame

  El Aspartame es una molécula compuesta por tres componentes: Acido aspártico, fenilalanina y metanol. Sus nombres comerciales son Equal y NutraSweet (ente otros) y es el endulzante que utilizan la mayoría de los productos "de dieta."

  En el cuerpo el metanol se convierte en formaldehído. El formaldehído es una neurotoxina fatal que se utiliza comúnmente como líquido para embalsamar cadáveres. En resumen, es un carcinógeno de primera clase.

  La fenilalanina en el Aspartame detiene la producción de serotonina. Esto a su vez ocasiona depresión, furia, ira y paranoia.

  Existen 92 síntomas asociados al consumo del Aspartame, entre ellos están: los dolores de cabeza, espasmos musculares, irritabilidad, palpitaciones del corazón, pérdida del sentido gustativo, dolor en las coyunturas, mareos, sobre peso, taquicardia, dificultad para respirar, tinnitus (escuchar sonidos dentro del oído), visión nublada, convulsiones, erupciones en la piel, insomnio, ataques de ansiedad, vértigo, pérdida de audición, náuseas, depresión, ceguera, hiperactividad en niños y adultos, problemas del habla, pérdida de memoria, fatiga, y entumecimiento, entre otros.

_______________________________________

 

  Los siguientes son algunos de los endulzadores tradicionales que más comúnmente me gusta utilizar:

 

Miel

  En toda su vida, una abeja produce aproximadamente 1/12 de una cucharadita de miel, de polen recolectado de miles y miles de flores. ¡Qué tesoro tan valioso! La miel es un endulzador tradicional, utilizado por varias culturas a través del planeta al menos desde la Época de Bronce de la humanidad. Es importante consumir la miel cruda (no pasterizada) para recibir todos sus beneficios. La mejor miel también contiene el panal, el polen y el própolis. Es posible conseguir una buena miel puertorriqueña de su apicultor local. La miel local actúa como una especie de vacuna en contra de las alergias al polen del área en donde se recolecte. La miel no es recomendable para diabéticos, ni debe ser consumida en exceso.

Guarapo de Caña o Rapadura

  Rapadura es el nombre comercial que se le da hoy día al guarapo de caña evaporado. En Puerto Rico se prepara este endulzante tradicionalmente, y al igual que en otras partes de Latino América se le llama piloncillo (o panela). Si tienes la oportunidad de conseguir guarapo fresco (disponible en ASIQUESI) pues mucho mejor. Contiene sucrosa (al igual que la azúcar) pero es el endulzante más rico en vitaminas, minerales y micronutrientes, particularmente cromo. El cromo es esencial para la digestión de azúcares, y como la naturaleza sabe lo que hace, la caña contiene una buena dosis. Este endulzante sí es bueno para hornear, ya que funciona en recetas igual que el azúcar. Es importante no confundir este producto con la azúcar morena o la llamada "Raw Sugar," ya que estas son azúcares refinadas.

Agave

  El agave es el sirope de una especie de Maguey, predominante en Jalisco, México. Su índice glicémico es bien bajo (aprox. 11) y por lo tanto puede ser una alternativa deliciosa para diabéticos o personas que quieren evitar futuros problemas con la digestión de azúcares. El índice glicémico es la medida de cuán rápidamente las azúcares entran en el torrente sanguíneo, y otro criterio importante para considerar al escoger un endulzante. La azúcar blanca, por ejemplo, tiene un efecto inmediato e intenso y por lo tanto su índice es básicamente el más alto, 100. El agave sin refinar es rico en minerales como hierro, calcio, potasio y magnesio.

Stevia

  Imagina una planta 30 veces más dulce quel azúcar blanco, pero con 0 calorías. Esta es la stevia. Sus hojas y flores contienen dos derivados de glucosa que el cuerpo no metaboliza y por lo tanto es completamente apto para diabéticos. Se puede utilizar en bebidas y en comidas. Muchos prefieren usar las hojas en su forma natural, y otros prefieren la conveniencia de un polvo o concentrado. La planta es nativa de Paraguay, pero se cultiva en diversas regiones del mundo. Los indígenas guaraníes han usado la stevia (el nombre guaraní es caji) desde tiempos inmemorables.

Frutas

   Qué se puede decir... frescas, integrales, locales y deliciosas. ¡No hay nada mejor!

 

 

***  Para más información sobre este y otros temas les recomendamos el libro de Annmarie Colbin, Ph.D., "Food and Healing". Los efectos del azúcar están ampliamente documentados y puedes encontrar varios libros sobre el tema en Amazon.com

*** Para información completa sobre el aspartame te recomendamos el exelente libro del Dr. Blaylock, "Excitotoxins: The Taste That Kills"

*** Para información completa sobre los usos de la stevia y recetas, te recomendamos el libro de Ray Sahelian y Donna Gates , " The Stevia Cookbook: Cooking with Nature's Calorie Free Sweetner "

 

 
 
volver